El Informe Tim

Captura de pantalla 2014-11-07 a la(s) 10.54.07

Sudamérica está feliz. Y muchos países del mundo, también. Hace 32 años, la selección peruana llegó a España 82, tras una brillante eliminatoria que dejó fuera a Uruguay y a Colombia. Hubo una maravillosa gira europea en la que la blanquirroja le ganó a Francia y a Hungría en sus estadios y con su gente. Pero en el mundial, el “equipo de todos” fracasó.

¿Qué pasó en España 82? ¿Por qué el equipo más fino y talentoso del mundo (sí, Perú) no pasó siquiera la primera ronda? Elba de Pádua Lima, conocido como Tim, fue el arquitecto-entrenador de esa orquesta sinfónica que prometía demasiado. Cueto, Velásquez y Uribe, tremendos solistas. Refundido en algún baúl yace el Informe Tim, con fecha 8 de julio de 1982, que explica la debacle (Polonia nos despidió con una goleada de 5-1) desde el principio. Veamos lo que detalló el entrenador brasileño:

“Para la preparación técnico-táctica se acordó jugar un promedio de 15 a 22 partidos amistosos internacionales, que se llevarían a ejecución a partir de la primera semana de marzo”.

“Muchos de estos partidos no obedecían a un riguroso plan técnico por estar próximos al mundial. El exceso de encuentros resultó negativo para el equipo. Estos partidos fueron aprobados para cubrir el presupuesto de la selección”.

“El equipo jugó demasiados encuentros antes de intervenir en aquel torneo. Especialmente si tomamos en cuenta que Brasil solamente jugó tres partidos amistosos internacionales, mientras que Argentina, seis”.

Luego, Tim analiza cada uno de los partidos de la selección: “Se debutó frente a Camerún. Un equipo bien armado defensivamente y con una constitución física de mucho poder, que además recurrió al juego excesivamente fuerte. Julio César Uribe, al recibir una marcación dura, se la pasó reclamando al árbitro sin buscar la forma de sacar ventaja de sus condiciones físicas y técnicas. El empate que se consiguió (0 a 0) se ajustó a la realidad del campo de juego”.

“El partido contra Italia fue el punto más alto de rendimiento del equipo peruano en el mundial, pero sin llegar a su real producción. Este encuentro se debió ganar. Luego de ir perdiendo 1 a 0, se consiguió el empate. Y de acuerdo a la evolución de nuestro equipo, el resultado debió favorecernos”.

DEbABLE CONTRA POLONIA

“Cuando Polonia jugó contra nosotros, varió su esquema y su funcionamiento. Fue un equipo completo que jugó en toda la cancha. Esto impactó desfavorablemente en la psicología de nuestros jugadores. Esos dos disparos que dieron en los maderos (primer tiempo) rompieron la tranquilidad y el equilibrio del equipo, lo que se agravó porque José Velásquez, un jugador de mucho ascendiente en el grupo, no jugó en su nivel habitual: un error suyo en el primer gol acabó por desmoralizar a sus compañeros”.

RENDIMIENTO DEL EQUIPO

“En el mundial, el equipo peruano no llegó a desarrollar ni el 50% de su real producción. La delantera, que en mi concepto era una de las mejores del mundo, descendió notablemente su nivel. No rindió ni la mitad de lo que era capaz. Hubo errores de orden colectivo”.

“En el medio campo, la evaluación no es pareja. Hubo jugadores como Velásquez que sí rindieron como se esperaba, al menos en los dos primeros partidos. En cambio, otros no alcanzaron inexplicablemente su real producción”.

Nota de redacción: Años después, Tim habría dicho a sus allegados: “Me iré a la tumba sin saber por qué César Cueto no dio un buen pase en España 82”.

Y prosigue el informe: “En cambio, la defensa, que a criterio de muchos era el bloque más débil del equipo, tuvo una marcada superación. Todos sus integrantes –con excepción del último encuentro contra Polonia– tuvieron un buen rendimiento”.

RECOMENDACIONES

“Hay que estar alertas para el futuro. No volver a cometer los errores que tuvimos. Debemos trabajar con tiempo suficiente para lograr metas efectivas”.

“Si bien al inicio los jugadores que trajimos del exterior fueron efectivos para lograr la clasificación ante Uruguay y Colombia, recomendaría que en lo sucesivo se evite convocar cracks que no jueguen en el Perú. Vienen con otra mentalidad. Tal vez su cotización los hace cambiar de visión. Esto fue evidente en el último partido ante Polonia. Al equipo –no a todos– le faltó amor propio para luchar. No hubo mística”.

Nota de redacción: ¿Se trata de la misma película? Sí. 32 años después, nada ha cambiado. Solamente nuestros cuerpos.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: